¿Cuáles son los problemas ortopédicos más comunes en edad infantil?

¿Cuáles son los problemas ortopédicos más comunes en edad infantil?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En nuestra Clínica ubicada en las Palmas de Gran Canaria recibimos muchos padres a quienes les encanta ver a sus hijos correr, jugar y disfrutar de la vida con un cuerpo sano. Durante el desarrollo los niños pueden empezar a manifestar diversas condiciones en su sistema músculo-esquelético que deben ser atendidas a tiempo para evitar inconvenientes y dolencias posteriores en su vida adulta.

En este artículo describiremos las 5 condiciones ortopédicas infantiles más comunes para que estés atento:

1. Pies planos

La mayoría de los niños nacen con un arco muy pequeño en los pies. A medida que crecen y caminan, los tejidos blandos a lo largo de la planta de los pies, gradualmente dan forma a los arcos.

Los niños con pie plano no desarrollan un arco hasta alrededor de los 5 años o más y algunos de ellos nunca desarrollan un arco. Si esto continúa en la adolescencia, un niño puede experimentar dolor en la planta del pie.

El tratamiento para el pie plano es controvertido, pero existe una opinión generalizada de que esta afección se reduce con la edad y la mayoría de los niños son asintomáticos.

Rara vez se requiere cirugía a menos que la condición sea inflexible. En 2016, investigadores de la Universidad de Granada, demostraron que correr descalzo disminuye las posibilidades de sufrir una lesión y eso soporta cambios significativos en la forma en que se apoya el pie al hacer contacto con el suelo. El estudio examinó a 39 voluntarios que participaron en un programa progresivo de ejercicios descalzos sobre el césped.

2. Dedo del pie dentro y fuera

Los dedos de los pies hacia adentro y hacia afuera son muy comunes en los niños y pueden aparecer durante varios momentos del desarrollo infantil. Los pies giran hacia adentro o hacia afuera en lugar de apuntar hacia adelante. También se le conoce como «dedos de paloma».

Suele ser notado por los padres, desde el momento en que el niño empieza a caminar pero lo cierto es que esta condición puede aparecer en cualquier momento por diferentes motivos, como por ejemplo:

  • Pie curvo;
  • Espinilla torcida (una torsión tibial);
  • Hueso del muslo torcido.

Estas condiciones pueden ocurrir por sí mismas o en asociación con otros problemas ortopédicos. En el pasado, se suponía que el tratamiento para este tipo de afecciones ortopédicas pasaba por complejos zapatos, aparatos ortopédicos o yesos para corregir la deformidad, pero hoy en día la investigación actual se ha alejado de esto.

En casos muy raros, esta situación puede dar lugar a una cirugía que suele conllevar la fractura de un hueso en la afectación de la pierna, rotar para enderezar la pierna y finalmente aplicar un yeso para que el hueso cicatrice en la posición correcta.

3. Piernas arqueadas

Cuando un niño con las piernas arqueadas se pone de pie con los pies juntos, hay un espacio definido entre ambas piernas y rodillas. Es normal ver las piernas arqueadas en los niños pequeños y en los niños menores de 3 años, sin embargo, si persiste después de ese tiempo, se debe considerar el tratamiento.

La cirugía no debe ser la primera opción, sin embargo, la mayoría de las veces, la cirugía de piernas arqueadas puede ser la única solución.

4. Roce las rodillas

El roce de rodillas se produce por deformidades angulares en la rodilla, en las que la cabeza de la deformidad apunta hacia adentro. Es muy típico en los niños pequeños, pero si no se atiende a tiempo y se deja pasar la adolescencia, con esta condición, o incluso la edad adulta, puede convertirse en un problema grave. Este problema no solo puede causar complicaciones en la rodilla, sino que también les causa una gran vergüenza.

5. Caminar de puntillas

Caminar de puntillas se refiere a un patrón de caminar en el que un niño camina sobre la punta del pie y no hay contacto con los talones ni el suelo.

Cuando los niños comienzan a caminar, prueban diferentes posiciones de los pies. Alrededor de los 2 años, deben caminar con los pies en el suelo y, la mayoría de las veces, esto no es algo de lo que preocuparse.

En 2012, un estudio publicado en Pediatrics mostró que la mayoría de los niños que caminaban con los dedos de los pies dejaron de hacerlo a la edad de 5 años y la mayoría de los que caminaban con los dedos de los pies no tenían ningún problema de desarrollo o neuropsiquiátrico. Sin embargo, si se extiende más allá de esa edad debe ser atendido por un especialista.

Los niños que pasan el tiempo caminando de puntillas pueden desarrollar rigidez, tensión y dolor en el tendón de Aquiles que pueden tratarse con fisioterapia y ejercicios de estiramiento. Al igual que en la afección anterior, es poco común someter a un niño a una cirugía.

Recuerda que puedes contar con la Unidad de Traumatología y Ortopedia de Clínica del Carmen, de la mano del excepcional especialista, el Dr. Pedro Santana López  col. 35/35/05927, quien se ocupa del manejo, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan el sistema músculo-esquelético. Estaremos encantados de atenderte a ti, tu peque o cualquier miembro de tu familia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios recientes