Control y pruebas diagnósticas durante tu embarazo

Control y pruebas diagnósticas durante tu embarazo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El deseo de toda mujer embarazada es sentirse bien de salud, sin malestar y que su bebé se vaya formando y creciendo muy bien en su vientre, para  sentir la alegría de que tendrá un niño sano.

El control prenatal contribuye totalmente a ese deseo materno, porque al contar con un médico especialista que efectúa el seguimiento periódico del avance de nuestra gestación y  estado de salud, él establecerá  que el embarazo avanza felizmente o, si es el caso, determinará algún problema que requiera tratamiento médico.

Son muchos casos desafortunados que podrían haberse evitado mediante el control  prenatal,  por ello, las mujeres tenemos una responsabilidad con nosotras mismas y con nuestro bebé: ”traerlo al mundo en las mejores condiciones de salud”. Y darle una madre sana que lo quiera y lo cuide.

El control prenatal

El control del embarazo o control prenatal es el seguimiento que se realiza durante todo el período de gestación. Las revisiones con el especialista ginecólogo-obstetra deben ser mensuales durante los siete primeros meses del embarazo y más frecuentes cuando se acerca la fecha estimada de parto.

En cada cita se efectúa alguna de las pruebas de rutina para verificar el  desarrollo de la gestación, las más frecuentes durante el control ginecológico son:

  • Examen obstétrico.
  • Toma del peso y la tensión arterial.
  • Análisis de sangre y orina.
  • Ecocardiografía.
  • Ecografía obstétrica.

Algunas de estas pruebas se efectúan solo en embarazos de riesgo, a partir de las cuales se prescribe el tratamiento y recomendaciones que amerite cada caso.

Posibles Complicaciones:

Las mujeres debemos estar conscientes que hay muchos embarazos que no presentan problemas,  pero hay otros que tienen complicaciones y quizás lo consideramos “malestar del embarazo” sin serlo,  y dejamos que el tiempo transcurra creyendo que se nos quitará y con esto retardamos la prescripción médica que pueda mejorar nuestra salud y la del bebé en formación.

Sin embargo, algunos embarazos no se desarrollan como lo deseamos, por ello debemos conocer las posibles complicaciones,  entre otras,  las siguientes: presión arterial alta; diabetes gestacional;  infecciones; preeclampsia; trabajo de parto prematuro, embarazo ectópico, placenta previa. Todo lo cual se puede prevenir, evitar o tratar.

Esperamos que nuestras madres o futuras madres se sientan orientadas  con la información acerca de la necesidad del  control prenatal en beneficio  del feliz resultado de su gestación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Comentarios recientes