TENGO UN MIOMA, ¿QUÉ DEBO HACER?

El 99% de los miomas son tumores benignos, por tanto, no debes asustarte. Debes acudir a una Unidad Especializada en Miomas, donde profesionales expertos en esta patología puedan orientarte acerca de tu situación de forma personalizada.

No siempre será necesario tratarlos. Y no siempre será necesaria la cirugía.

En el caso de que aún no seas madre, el principal problema que puede ocasionarte un mioma es que aumente de tamaño, esto es muy habitual derivando en problemas de fertilidad. Lo recomendable es evitar su crecimiento mediante radiofrecuencia.

Otra cuestión importante es el lugar donde este situado el mioma, en ocasiones, al encontrarse cerca e incluso dentro de la cavidad uterina y las dimensiones que haya alcanzado, se vuelven inaccesibles incluso para la cirugía. Lo recomendable es reducir su tamaño mediante radiofrecuencia.

SÍNTOMAS:

Una mujer puede tener uno o varios miomas. Los síntomas que producen también pueden ser uno o varios:

  • Sangrados menstruales abundantes o sangrados intermitentes.
  • Anemia.
  • Dolor pélvico.
  • Infertilidad.
  • Abortos de repetición, etc.

Existen diversas formas de tratamiento para los miomas. La cirugía convencional resuelve muchos de los casos en los que los miomas requieren una solución médica. Pero en bastantes ocasiones, la cirugía no puede conseguir la extirpación completa de los miomas, con el consiguiente empeoramiento o falta de solución de los síntomas que provoca. Por otra parte, puede afectar aún más la fertilidad en algunos casos, por la cicatriz que se provoca en el útero.

Entre las técnicas alternativas, actualmente la radiofrecuencia es de primera elección entre ellas, por la comodidad para la paciente, porque no requiere ingreso hospitalario, por la baja tasa de complicaciones, porque no necesita postoperatorio, etc.

¿QUÉ ES LA RADIOFRECUENCIA?

La ABLACIÓN DE MIOMAS POR RADIOFRECUENCIA puede aplicarse en casi todos los miomas. En algunos casos, la técnica de radiofrecuencia está más indicada que la cirugía por alguna de estas razones:

  • Porque el/los miomas sean inaccesibles a través de ninguna vía quirúrgica.
  • Porque el mioma se presente en una mujer está en edad fértil, sobre todo si está creciendo. En estos casos, la radiofrecuencia se realiza de forma preventiva, antes de que el mioma le provoque problemas para tener hijos o algún otro síntoma.
  • Porque la mujer haya sido intervenida previamente y no sea aconsejable realizar más cicatrices uterinas.
  • Porque la cirugía del mioma suponga un alto riesgo de perder el útero.
  • Porque la mujer no acepte la cirugía, o ésta esté contraindicada por algún problema de salud. En estos casos la radiofrecuencia puede hacerse siempre que sea técnicamente posible.

Uno de los casos más interesantes en los que se aplica la radiofrecuencia es en aquellos miomas diagnosticados precozmente, en mujeres jóvenes, que aún no se plantean el embarazo. En estos casos, sobre todo, si el mioma está creciendo, la ablación del mioma por radiofrecuencia está indicada para prevenir problemas posteriormente. El mayor porcentaje de reducción del volumen de los miomas es los de entre 3 y 4 cm.

En los casos en los que un mioma ya esté provocando problemas para la implantación embrionaria (casos de abortos de repetición, fallos de fecundación in vitro previas, etc.) la radiofrecuencia también suele estar indicada de forma preferente en comparación con la cirugía. La aplicación de la radiofrecuencia reduce el volumen del mioma sin necesidad de abrir el útero para extirpar el mioma y, por tanto, sin dejar cicatriz. Este hecho hace que no interfiera en la fertilidad posterior, que la mujer pueda buscar embarazo más precozmente que cuando se realiza cirugía y disminuye la probabilidad de cesárea posterior.

Hasta hace muy poco tiempo, no se había publicado ningún estudio acerca de la fertilidad después de la aplicación de la radiofrecuencia en los miomas uterinos. Un estudio de revisión realizado por un grupo americano durante el 2017, ha mostrado que los embarazos que se han producido en mujeres en las que previamente se había realizado radiofrecuencia han sido todos normales.

¿EN QUÉ CONSISTE LA TÉCNICA?

Se realiza por vía vaginal, a través de un electrodo que tiene forma de aguja, y que se introduce dentro del mioma a través de la vagina bajo sedación y en quirófano. La técnica no conlleva hospitalización, solo requiere una estancia de 2-3 horas en el hospital. La paciente es dada de alta el mismo día y puede hacer su vida normal a los dos días de la radiofrecuencia.

¿A DÓNDE PUEDO ACUDIR?

La preparación y experiencia del Médico Especialista, juega un papel fundamental en el resultado del tratamiento de radiofrecuencia, ya que no basta con una correcta aplicación de la técnica, además, es fundamental contar con una alta y avanzada capacidad en cirugía y manejo ecográfico para el correcto reconocimiento de los tipos de miomas que por sus características son o no aptos para ser tratados por radiofrecuencia.

LA “CLINICA DEL CARMEN” es en la actualidad el único centro en Canarias que cuenta con una Unidad Especializada en Miomas. Pioneros en la implantación, especialización y manejo de la técnica de la radiofrecuencia, cuenta con un equipo de especialistas con los conocimientos técnicos y médicos aportados por la experiencia de haber permanecido a la vanguardia en el estudio y desarrollo de técnicas no invasivas.

EN LA CLÍNICA DEL CARMEN, centro pionero en Canarias en la implantación del tratamiento de ABLACIÓN DE MIOMAS POR RADIOFRECUENCIA, te ofrecemos la experiencia, confianza y tranquilidad que necesitas.